30 de julio de 2011

EL RETIRO DEL MAESTRO 4

EL RETIRO DEL MAESTRO 4
José Vicente Ortuño

Maese Rasputila, buscando tranquilidad que inspirase su creatividad literaria, llegó al mar. Se acomodó en una casita al borde de un acantilado. La vista era impresionante y el aroma del aire maravilloso. Continuó con su libro, pero el batir del mar contra las rocas y el bramar del viento no le dejaban dormir. Durante el día los graznidos de las gaviotas enajenaban su mente. Además, la humedad del aire comenzó a hacer mella en su viejo esqueleto aquejado de dolores reumáticos. Volvió a echar de menos la Escuela Hartmanovich. Lejos de darse por vencido, pensó en regresar a la ciudad, donde podría encerrarse a escribir tranquilo sin tener contacto con el resto del mundo.
Recogió su magro equipaje y puso rumbo a la ciudad.

No hay comentarios: