20 de julio de 2011

EL RETIRO DEL MAESTRO 2

EL RETIRO DEL MAESTRO 2
José Vicente Ortuño

Maese Rasputila se aburría caminando bajo el sol por un camino polvoriento, por eso recitaba mentalmente los versos que le venían a la mente:

“Cuentan de un sabio, que un día
tan pobre y mísero estaba,
que sólo se sustentaba
de unas yerbas que cogía.”

Hizo un alto, se quitó el sombrero y se secó el sudor de la frente con un pañuelo ajado, mientras seguía recordando los versos de Calderón de la Barca:

”¿Habrá otro, entre sí decía,
más pobre y triste que yo?
Y cuando el rostro volvió,
halló la respuesta, viendo
que iba otro sabio cogiendo
las hojas que él arrojó.”

El maestro se volvió. Tras él no caminaba nadie. A su alrededor los únicos signos de vida eran los cuervos que revoloteaban graznando. ¿Será cierto que no hay nadie más pobre y triste que yo? Se preguntó.

No hay comentarios: