15 de enero de 2011

TERROR A LA PÁGINA EN FUCSIA

TERROR A LA PÁGINA EN FUCSIA
José Vicente Ortuño

Sintió vértigo ante el abismo cegador de la página en fucsia...
—¿Cómo que fucsia? —dijo el personaje—. ¿Qué mariconada es esa?
—Hombre Benito, si sólo es un microrrelato para Q.I.
—¡Me importa un carajo! A mi me pones en folios blancos satinados de 80 gramos o te pongo una demanda que te cagas.
—¡Pero si sólo son ciento treinta palabras de nada!
—¿Y mi reputación, eh? —interrumpió—. ¡No soy Priscilla la Reina de Desierto, sino Benito, el que cabalga en su camello Cirilo a través de las Arrugas Temporales!
—Lo sé Benito, yo te creé y escribí tus aventuras.
—¿Qué me creaste? ¡Déjame que me ría! —y dando media vuelta se marchó, dejándome la historia inacabada. ¿Por qué lo hice tan susceptible?

No hay comentarios: