5 de septiembre de 2010

VISITANTES DE DORMITORIO 9

VISITANTES DE DORMITORIO 9
José Vicente Ortuño

No abrió los ojos. Esta vez se dijo que aguantaría hasta el amanecer, oyese lo que oyese, sintiese lo que sintiese. Algo frío le rozó la cara. Abrió lo ojos.
Junto a su cama había un individuo pálido, vestido con una túnica de seda.
—¡¿Eh, quién eres tú?! —graznó intentando incorporarse, pero volvía a estar paralizado.
—Soy un íncubo, ¿no se me nota? —dijo el extraño en tono ofendido, acariciándole la mejilla con una uña larga y afilada.
—¡Pe… pero los íncubos sólo visitan a las mujeres!
—¡Oh, qué enterado estás! —dijo el demonio.
—¡Entonces vete y déjame dormir!
—Pero estarás… tan solo… hum.
—Pu… pues entonces que venga tu compañera… la tía pálida de la otra noche.
—¿No serás homófobo, verdad? —dijo el diablo lamiéndose los labios con su lengua bífida—. Relájate, que esta noche vas a disfrutar nuevas sensaciones...

No hay comentarios: