15 de septiembre de 2010

VISITANTES DE DORMITORIO 11

VISITANTES DE DORMITORIO 11
José Vicente Ortuño

Abrí los ojos. A los pies de mi cama había un tipo con el ceño fruncido.
—¿Quién coño eres? —le pregunté levantándome dispuesto a partirle la cara.
—¿No me reconoces? ¡Joder, qué morro tienes!
—Dime quien eres antes de que te parta la cara —dije con frialdad.
—O sea, yo tengo que aguantar que cada noche me envíes un personaje estrafalario a incordiarme, y a ti te molesta que venga en persona.
—¡Ah, cojones! —dije yo en un alarde de locuacidad nocturna—. Eres mi personaje, el de los “Visitantes de dormitorio”.
—¡Premio para el caballero! —exclamó irónico.
—¿Y qué quieres?
—Que te olvides de mi para siempre.
—De acuerdo —dije.
Lo olvidé y desapareció en la nada. Una lástima, porque le estaba tomando aprecio y pensaba darle un nombre en el siguiente relato.

No hay comentarios: