20 de agosto de 2010

VISITANTES DE DORMITORIO 6

VISITANTES DE DORMITORIO 6
José Vicente Ortuño

Abrió los ojos. Una mujer vestida de sevillana con las manos en jarras lo miraba desde los pies de la cama.
—¿Quién eres tú? —preguntó irritado.
—¡Soy Lola Flores!
—¿Qué?
—¡Lola Flores! ¡Lola de España! ¡La Faraona, caramba!
—No si... quiero decir…
—¡¿Y cómo me las maravillaría yo?! —cantó la folclórica haciendo molinetes con los brazos, tocando las castañuelas y dando taconazos.
—Perdone doña Lola…
—¡No me interrumpas, chiquillo!
—Perdón, ¿qué hace usted en mi dormitorio a estas horas?
—Pregúntale a mi representante, él busca los bolos y yo actúo, ¿vale?
—¡Si usted lleva muerta muchos años!
—Quillo, la vida en el más p’allá está muy achuchá y hay que currar, que luego Hacienda… —la cantaora retomó su actuación—. ¡¡Achilipú, apú, apú!!
No cerró los ojos, sino que disfrutó del espectáculo, más que nada por respeto al fantasma de La Faraona.

No hay comentarios: