15 de noviembre de 2009

RESPONSABILIDAD

RESPONSABILIDAD
José Vicente Ortuño
Ilustración: © 2005, Fraga.

—¡Tierra! ¡Tierra! ¡Tierra! ¡Tierra! —gritó la voz ronca de Rodrigo de Triana desde la cofa de la Pinta—. ¡Tierra! —repitió una vez más con toda la fuerza de sus pulmones, mientras se regodeaba mentalmente en la recompensa que, por miedo a un nuevo motín, había prometido el almirante Colón al primero que avistara tierra firme.
En la cubierta de la carabela Santa María, Cristóbal Colón se abrió paso a codazos entre los tripulantes que se agolpaban en la proa e intentaban comprobar si Rodrigo decía la verdad o estaba borracho una vez más. Asomándose por la borda, el Almirante escudriñó atentamente el horizonte con el catalejo. En la cofa de la Pinta, Rodrigo de Triana seguía aullando como un poseso, reclamando a gritos su recompensa. El Almirante, ignorando al marinero, observó el horizonte muy serio. Al fin, lenta y dramáticamente, bajó el catalejo y elevando los ojos al cielo rezó una plegaria. Detrás de él algunos marineros parecían orar, otros simplemente callaban, pero todos suspiraron aliviados.

Sobre el promontorio que dominaba la ensenada cercana a su aldea, el cacique Guacanagari, sujetando firmemente su bastón de mando, observaba el horizonte con gesto digno y orgulloso. Veía aproximarse las siluetas negras de las naves extranjeras, que se recortaban contra el sol naciente. Aún estaban muy lejos y posiblemente tardasen todo el día en llegar hasta la playa. El cacique pensó en los que las tripulaban, que habían cruzando el inmenso mar durante más de dos lunas y debían estar impacientes por pisar tierra. Procedían de tierras muy lejanas, más allá del horizonte, a las cuales no se podría llegar con las canoas de que disponía su pueblo. “Los árboles deben ser gigantescos en aquel mundo lejano —pensó el cacique— para poder tallar canoas tan grandes”. Estaba convencido de que poseían los secretos de una magia muy poderosa, y la que les permitía utilizar los vientos para empujar sus naves era una muestra pequeña de ella. El viajero le había explicado que usaban enormes trozos de tela que, colgados de largos palos clavados en las canoas, atrapaban los vientos y eran obligados a impulsar las embarcaciones. Le había explicado muchas otras cosas.
El misterioso viajero se había presentado de forma dramática, como los espíritus de las historias que los chamanes narraban a la luz de la hoguera en las noches sin luna. Pero Guacanagari no se sintió asustado ni se impresionó demasiado por la aparición del forastero, pues lo tomó por un hombre. Las relaciones de Guacanagari con Cahoniri, el chamán del poblado, nunca habían sido buenas a causa de la incredulidad del cacique, quien se preguntaba por qué los dioses no le hablaban a él, en lugar de hacerlo con ese chamán viejo y loco. ¿Tal vez sea —se preguntaba Guacanagari— porque el brujo se pasa todo el día matando aves, untándose el cuerpo con la sangre y danzando alrededor de una hoguera, en la que quema hierbas y todo tipo de cosas repugnantes? Ni siquiera conseguía que los dioses le hablasen cuando tomaba coba, durante los ritos sagrados; como mucho tenía horrendas alucinaciones.
Se acercaba el momento esperado; los guerreros estaban preparados y a punto de culminar el trabajo que, durante las últimas lunas, había ocupado a todos los habitantes de la isla. Al otro lado de la ensenada podía ver al cacique Guarines al mando de los suyos, y sobre el escarpado promontorio a Cahonabo y sus guerreros; todos aguardaban a que él diese la señal. Al lado de Guacanagari, con el arco preparado, dispuesto a obedecer sus indicaciones, estaba Guatiguaná, su hijo mayor, un gran guerrero que algún día ocuparía su puesto.

Algunas noches antes, el rostro enigmático de la luna despuntaba sobre las copas de los árboles, abriéndose paso entre las innumerables estrellas del firmamento e iluminando la selva con su luz plateada. Los habitantes del bohío de Guacanagari descansaban y el sonido de sus respiraciones se mezclaba con el susurro de las hojas, los gritos esporádicos de las bestias de la jungla y el crepitar de los últimos rescoldos de las hogueras.
El cacique de un bohío tiene que velar por el bienestar y la seguridad de su pueblo. Por eso Guacanagari aprovechaba las noches, cuando todo el mundo dormía, para hacer un repaso de los temas que le preocupaban, intentando encontrar soluciones. Los chamanes dicen que hay que seguir los dictados de los dioses y los espíritus, pero Guacanagari todavía no había visto que ningún dios se paseara por los campos ayudando a crecer al maíz. Además de pensar en los problemas cotidianos de la aldea, tumbado en su hamaca a la puerta de su caney —su choza de cacique—, aquella noche observaba el cielo estrellado por el que cruzaba la luna llena, siempre intrigado por ese misterioso rostro colgado entre las estrellas.
Súbitamente, entre la negrura, apareció un potente destello. Durante una fracción de segundo el inesperado brillo eclipsó las estrellas y la luna. Guacanagari, sobresaltado, casi se cayó de la hamaca. La nueva luz, durante unos instantes, colgó como una estrella más en el firmamento, pero luego, muy lentamente se desplazó sobre la jungla, descendiendo hasta rozar las ramas más altas de los árboles. Mientras se acercaba al poblado, la estrella fue aumentando de tamaño hasta parecer tan grande como la misma luna. Ante la inusitada aparición, el griterío de las bestias se incrementó; los monos y las aves, habitantes de la jungla, alborotaron aterrorizados. Despacio, la misteriosa estrella se hundió en la espesura.
Los centinelas, alertados por la extraordinaria batahola que formaban los animales, corrían de un lado a otro enarbolando sus mazas y escudriñando las sombras que rodeaban la empalizada. Buscaban algún inesperado enemigo que intentase atacar amparándose en la oscuridad. No esperaban que ninguna amenaza bajase de las alturas y no vigilaban el cielo, por lo que no habían visto llegar la extraña luz. La gente del poblado despertó con el ruido, salieron de las chozas y corrieron interrogándose unos a otros, queriendo saber qué sucedía.
Guacanagari bajó de su hamaca y cogiendo el bastón de mando, se dirigió hacia el límite del poblado con andar decidido. La gente le abrió paso respetuosamente y guardaron silencio a la espera de lo que pudiese decirles. Los centinelas, armas en mano, señalaban excitados en dirección a la jungla. Calmándolos a todos con un gesto, el cacique les ordenó que aguardasen allí y se dirigió hacia la espesura con paso firme.
—¡No vayas, Guacanagari, no vayas! ¡Espera que salga el sol! —Le rogaron los centinelas temiendo por su seguridad. Algunos niños, asustados le gritaron—: ¡Quédate con nosotros!
—Los espíritus dicen que no debes ir, Guacanagari —dijo Cahoniri, el chamán, interponiéndose en su camino—. ¡No desafíes su voluntad!
El cacique no supo si el viejo chamán se preocupaba por su seguridad o simplemente le hacía la contra como era habitual en él. Pero fuera como fuese, no le hizo el menor caso. Lo apartó de su camino bruscamente y continuó su avance, ignorando las quejas de Cahoniri y fingiendo una seguridad que no tenía —sabía que un cacique siempre tiene que parecer seguro de sí mismo, tal como le había enseñado su padre—. Se internó en la selva en dirección a donde había visto caer la estrella. Se abrió paso con lentitud, repitiéndose a sí mismo que no debía temer, que era el cacique y no podía ceder al temor. Había sido testigo de un portento fuera de lo común y sólo él podía hacerle frente.
Cuando hubo recorrido una distancia equivalente a veinte tiros de flecha, vislumbró entre el follaje un tenue resplandor azulado. Avanzó cautelosamente, pese a que el temor le hacía temblar las piernas. Al fin, en un claro entre los árboles, vio algo que lo hizo estremecer: brillando suavemente con un aura azulada había un hombre. Era muy alto y de piel blanca. Llevaba el largo pelo rojo hasta los hombros, ceñido a la frente con una cinta. Sus miembros se veían fuertes, como los de cualquier guerrero que Guacanagari hubiese conocido, pero el cuerpo era delgado y fibroso. Un taparrabos, también blanco, completaba su atuendo, pero un extraño cinturón ceñía su cintura. Al cacique le pareció que estaba repleto de adornos metálicos y extrañas joyas. El extraño permanecía de pie, con los brazos cruzados, sobre una roca que sobresalía de la vegetación.
—Acércate, no temas; te estaba esperando —dijo el hombre blanco en su idioma, haciéndole un gesto para que se aproximara. Bajó de la roca y fue al encuentro del cacique.
Al asustado y confuso Guacanagari, la profunda voz del gigante blanco le pareció el rugido de una fiera; casi tropezó con una raíz. Pensó que al fin un dios se dignaba aparecérsele, pero a pesar de lo extraño de la situación, seguía sin creer demasiado en los dioses y aunque su aspecto fuese imponente, el extraño no dejaba de parecer un hombre como él. Llegó a cuatro pasos del forastero y se detuvo. Para mirarle a la cara hubo de levantar la cabeza, era muy alto y verdaderamente impresionante.
—¿Quién eres? —preguntó, asombrado de su propia osadía—. ¿Eres un dios?
—No, Guacanagari —el cacique dio un respingo al oír su nombre—, no soy un dios, sino un hombre como tú. Un viajero que ha venido de muy lejos en el espacio y en el tiempo para hablar contigo y mostrarte algo. Observa atentamente.
El extranjero llevó la mano derecha al enjoyado cinturón y señaló hacia su izquierda con el otro brazo. Entre los árboles, flotando en el aire, apareció un agujero; como la ventana de una choza. El cacique se quedó sin resuello. A través de la misma se veía la aldea, las chozas, la gente afanándose en sus trabajos diarios. Todos parecían felices. Últimamente habían tenido buenas cosechas y no les faltaba la comida, no tenían enfermedades, las mujeres parían niños sanos y estaban en paz con sus vecinos. También se vio a sí mismo en su caney, tumbado en la hamaca, abanicándose y espantando las moscas. Asombrado por la magia que estaba presenciando, no se atrevió a hablar ni a moverse. Guacanagari, echándole miradas de reojo al viajero, pudo ver que era observado muy atentamente. La ventana mágica seguía mostrando el poblado: Cahoniri haciendo ofrendas a Yocahu —su dios favorito—, las mujeres preparando la comida, los niños mayores adiestrándose en el uso de las armas para ser guerreros, los más pequeños ayudando a sus madres a recolectar frutos. Después vio los otros bohíos de la isla: el de Cahonabo, el de Marieni, el de Bohechio y el de Guarines. También pudo observar algunos poblados de los salvajes caribes, en uno de los cuales estaban devorando a algunos de sus enemigos, capturados en una de sus continuas guerras. La imagen volvió a cambiar y como si viajara montado sobre un pájaro, Guacanagari vio la imagen volar sobre la costa: hombres en piraguas que volvían de pescar. En este punto desapareció la ventana.
—Como ves, Guacanagari, te he mostrado tu isla y los pueblos que viven en ella —dijo el viajero y calló, observándole con sus extraños ojos azules.
—¿Es magia? —preguntó Guacanagari tremendamente asustado.
—Para ti sí, amigo Guacanagari —le respondió sonriendo. Hizo una pausa, su rostro volvió a su expresión seria, como si una sombra hubiese caído sobre él y continuó—. Ahora voy a mostrarte lo que pasará dentro de veinte lunas —volvió a extender el brazo y la imagen apareció otra vez, flotando en el aire.
Guacanagari observó de nuevo asombrado:
Tres extrañas canoas navegaban por el mar, una era enorme —casi tanto que en ella cabría toda la gente del poblado—, otra algo menor y la tercera apenas mayor que la canoa ceremonial de un cacique. Las tres, impulsadas por el viento —como más tarde le explicaría el viajero—, se acercaban llenas de hombres de cara pálida cubierta de pelo y el cuerpo envuelto en telas. Las naves llegaban cerca de la costa. Las gentes del poblado salían a recibirlos con sus canoas. Por la sorprendente ventana abierta en el aire, se podía ver de cerca a los peludos hombres blancos, que se asemejaban a los espíritus malignos que los ancianos describían en sus historias. Parecían recelar de la gente que se acercaba a recibirlos, empuñaban extrañas armas y ello parecía hacerlos sentirse más seguros. Sus rostros mostraban signos de enfermedad: estaban muy delgados, tenían profundas ojeras y los ojos febriles.
La imagen cambió y Guacanagari se vio a sí mismo en la playa, dando la bienvenida a los extranjeros, a los que les ofrecían frutos y flores. Aquellos les regalaban extraños presentes: collares hechos con piedras transparentes, telas de muchos colores y objetos, que como el agua tranquila de una charca, reflejaban la cara de las personas. Los hombres que venían del mar prestaban especial atención a las mujeres, y estas, encantadas con los exóticos objetos, los rodeaban esperando recibir más regalos.
La imagen fue avanzando a saltos y Guacanagari comprendió que lo que veía era el paso del tiempo. Los extranjeros se alojaban en su bohío, se comían las cosechas que tanto esfuerzo les habían costado recolectar y copulaban con sus mujeres e hijas. Sus sucias costumbres invadían la aldea, corrompiendo a sus habitantes. Pero al fin se marchaban, dejando a algunos de ellos en un recinto que habían construido previamente, pero esos, al poco tiempo morían de sus propias enfermedades. Más tarde, muchos habitantes del poblado también fallecían, víctimas de las enfermedades que habían traído los extranjeros.
—Eso es lo que le pasará a tu pueblo en las próximas lunas, Guacanagari —dijo el viajero, interrumpiendo con un gesto el movimiento de las imágenes—, ahora verás lo que sucederá cuando vuelvan de nuevo los hombres de más allá del mar —gesticuló otra vez y la gente que se veía por la ventana mágica, comenzó a moverse de nuevo.
Volvieron más embarcaciones, muy grandes y cargadas con muchos hombres, algunos de ellos con vestidos relucientes y armas temibles que mataban de lejos con un trueno. Trajeron unas enormes bestias sobre las que se trasladaban de un lado a otro. Esas bestias atemorizaban enormemente a las gentes sencillas de la isla.
Acongojado, Guacanagari vio como él mismo era expulsado de su caney, en cuyo interior los extranjeros instalaron a su dios. Un dios extraño, ya que era la imagen de uno de aquellos forasteros, pero torturado, herido, agonizante y clavado en dos troncos cruzados. Ante él realizaban sus ritos y se postraban. Sus chamanes, obligaron a la gente de la aldea a postrarse ante el dios agonizante. Por primera vez Guacanagari sintió simpatía por el pobre Cahoniri, que fue golpeado y obligado a adorar al hombre torturado. Si a Yocahu, el dios de Cahoniri —pensó riendo para sí—, se le hubiese ocurrido visitar el poblado, también lo hubiesen obligado a adorarlo.
Pero la sonrisa se borró de su rostro al ver que uno de aquellos hombres con traje brillante, de forma injustificada y cruel, golpeaba a uno de sus hijos pequeños. El niño cayó al suelo sin sentido, sangrando por la boca y la nariz. Se vio a sí mismo lanzándose a defender al pequeño, pero el extranjero le golpeaba con el puño y luego le atravesaba con su gran cuchillo. Así fue como Guacanagari presenció su propia muerte: en el suelo, vomitando sangre con un agujero en el pecho, presa de febriles convulsiones y estertores. Unos hombres blancos lo ignoraron, otros se rieron de él y las gentes de la aldea, sus propios amigos, huyeron atemorizados. Las siguientes imágenes que vio, con lágrimas en los ojos, le convencieron de que aquellos malvados extranjeros no traerían nada bueno a su pueblo, sólo enfermedad, violencia, miseria y muerte.
La ventana mágica desapareció a un nuevo gesto del viajero, pero las imágenes todavía estaban presentes en la memoria del cacique. Durante mucho tiempo estuvo Guacanagari meditando, pues no sabía qué decir después de lo que había visto.
El viajero le miraba, todavía de pie con los brazos cruzados y los ojos brillando en el resplandor azulado que lo envolvía. Entonces fue cuando verdaderamente empezó a preguntarse quién era ese hombre, si era un hombre como decía o si por el contrario era uno de esos espíritus de los que hablaba el viejo chamán.
—Si como dices eres un hombre, ¿de dónde vienes? —le preguntó al fin.
—Llámame Herbert, por favor —respondió sin vacilar—. Como ya te he dicho, soy un hombre igual que tú, sólo que naceré dentro de muchas, muchísimas lunas, en la tierra que hay más allá del mar; al otro lado del mundo. La misma tierra de donde vendrán esos barcos.
—¿Aún no has nacido, cómo puede ser eso? —preguntó de nuevo el cacique, desconcertado.
—Es difícil de explicar Guacanagari. He venido para cambiar el futuro, para evitar que tu pueblo y otros pueblos como el tuyo sufran un destino que no merecen —su mirada se entristeció—. Si quieres te ayudaré a evitar que sucedan los hechos terribles que has presenciado.
—¿Pero cómo podré evitar que lleguen las grandes canoas con hombres malvados? —interrogó de nuevo el cacique—. Tienen armas terribles contra las que no podemos hacer nada.
—Con armas iguales a las suyas y que yo te enseñaré a construir —hizo de nuevo un gesto con la mano y volvió a aparecer la ventana mágica—, mira atentamente.
Esta vez lo que vio no era el pueblo, ni la isla, tal vez fuese el mundo de más allá del mar. Las imágenes mostraban hombres que también tenían la cara llena de pelos y el cuerpo cubierto de telas, cuero y metal. Manejaban cuchillos largos de metal —como el que había visto que le iba a matar a él mismo— y lanzaban flechas con fuego con arcos robustos. Arrojaban rocas a mucha distancia con armas enormes construidas con troncos y también grandes flechas con arcos gigantescos. Aquellas, ciertamente, eran armas poderosas. Cuando el hombre del futuro hizo desaparecer la ventana mágica, le preguntó:
—Si tú vienes de su misma tierra, ¿por qué quieres matarlos?
—Hace muchos años —dijo con la mirada triste, dudando—, o mejor dicho dentro de muchos años, descubriré la forma de viajar por el tiempo. Luego viajaré a distintas épocas. Incluso llegaré a ver como el sol se apaga, consumido como las brasas de una hoguera. Pero antes de eso, seré testigo de cómo el mundo cambia. El mundo del que vengo es sucio, maligno y cruel. Ya no existen bosques ni selvas, el agua del mar está envenenada y los peces han muerto. La gente muere por falta de alimentos y agua limpia. El sol abrasa y las aguas venenosas han cubierto las tierras más fértiles. Durante años busqué la forma de remediar todos esos males y descubrí que, para que eso fuese posible, había que cambiar el curso de la historia del mundo. Y solamente un hecho a lo largo de la historia fue tan importante como para que, impidiéndolo, genere un cambio tan radical. Por ese motivo he viajado a tu tiempo, antes de que lleguen los barcos que darán un vuelco al progreso humano y con tu ayuda intentaré cambiar el futuro.
—Entonces te ayudaré a destruir las tres grandes canoas —añadió Guacanagari—. ¿Pero cómo sabes que destruyéndolas tu mundo será mejor?
—No lo sé, Guacanagari —respondió Herbert con tono cansado—, pero no será peor de lo que es, te lo aseguro. —Hizo una pausa y tomó aire—. Nos encontraremos de nuevo —continuó retomando su postura de brazos cruzados y su voz recuperó su temple inicial—. Envía mensajeros a los otros caciques, que se reúnan contigo en tu bohío. Cuando estéis todos juntos os enseñaré como construir esas armas que has visto y cómo usarlas contra los barcos —y diciendo eso desapareció, como si nunca hubiese estado allí, dejándole solo en medio de la selva. Aún estuvo Guacanagari meditando largo rato, sentado sobre la roca en la que se había aparecido el extraño hombre blanco. Si lo que había presenciado era cierto, la vida en la isla iba a cambiar rotundamente y él tenía la responsabilidad de evitarlo. El futuro de su pueblo estaba en sus manos y no iba a defraudarlos. Pero ya debía de estar amaneciendo y los guerreros habrían salido a buscarle; era hora de regresar.

Algunos días después del encuentro con Herbert, el viajero del tiempo, Guacanagari había conseguido reunir, bajo el techo de su caney, a los demás caciques de la isla: Cahonabo, Marieni, Bohechio y Guarines. Les contó como había encontrado al extraño y parte de lo que éste le había dicho; como era de esperar no le creyeron. El loco Cahoniri, que en mala hora había dejado entrar a la reunión, invocaba a Yocahu y repetía sin cesar que un mal espíritu había entrado en el cuerpo del cacique, haciéndole decir tonterías. Los ánimos se fueron caldeando, Canoabo —uno de los caciques más poderosos—, se levantó irritado para marcharse, pero en ese momento una enorme figura, saliendo de la nada, se interpuso entre él y la puerta de la choza. Era el viajero del tiempo cuya cabeza casi rozaba el techo de la misma. Canoabo se detuvo y al igual que los demás se quedó sorprendido y boquiabierto.
—Siéntate Canoabo, por favor —dijo el viajero indicándole el vacío donde éste había estado sentado instantes antes—, me llamo Herbert, como Guacanagari os ha dicho y vengo del futuro, escuchad lo que os tengo que decir.
El viajero hizo el gesto que abría la ventana en el aire y ésta apareció al igual que lo hizo en la selva. Algunas imágenes se repitieron, otras eran nuevas y mostraban los horribles destinos de los caciques allí reunidos y sus familias. No fue fácil convencerlos de que aquello iba a suceder; no todos eran tan abiertos de mente como Guacanagari. Discutieron, pelearon, se amenazaron. Pero Herbert no perdió la paciencia: contestó a sus preguntas y les mostró muchas imágenes en su ventana mágica. Canoabo quiso asomarse a través de ella, pero se dio de narices contra la pared de la choza. Las posteriores carcajadas no lograron ocultar el miedo que sintieron al ver que Canoabo atravesaba las imágenes mágicas. Al fin, tras toda la noche contemplando lo que pasaría en el futuro cercano, los caciques quedaron convencidos.
En noches posteriores los guerreros más hábiles en la construcción de armas se reunieron en la choza de Guacanagari. Todos formaron un círculo, en el centro del cual apareció el viajero del tiempo, como siempre emitiendo un brillo azulado. Los guerreros retrocedieron asustados a pesar de que sabían lo que iban a ver. El viajero, con un gesto, conjuró en el centro del círculo la imagen de la isla y con un rayo de luz que salía de su mano fue señalando distintas partes de la misma mientras explicaba:
—Aquí está la aldea y aquí la ensenada a la cual llegarán los barcos extranjeros. —Los asistentes asentían asombrados y asustados a la vez—. Por lo tanto colocareis catapultas y ballestas sobre estos dos promontorios que la flanquean. Aquí, aquí y aquí...
Continuó la explicación, y aunque ninguno de los presentes comprendía cabalmente de qué estaba hablando el extranjero, todos prestaban atención embelesados. Herbert caminó alrededor de las imágenes conjuradas, enseñándoles cómo debían fabricar las poderosas armas que les había mostrado. Solamente uno de los guerreros no parecía interesado en la explicación, sino que seguía con la mirada las evoluciones del extraño. Cuando éste pasó a su lado alargó la mano para tocarlo y horrorizado vio como sus dedos atravesaban el cuerpo del viajero. Retiró la mano gritando histérico. Un asustado murmullo recorrió el círculo.
—No quería asustaros —dijo Herbert cuando se dio cuenta de lo que había pasado—. Este cuerpo que veis es una imagen, igual que las que os estoy mostrando, mi cuerpo auténtico se encuentra en la máquina con la que he viajado por el tiempo, la que vio descender Guacanagari y que se encuentra lejos de aquí, en un paraje inaccesible en el interior de la selva. Si así lo queréis os puedo mostrar mi auténtico aspecto.
Se llevó la mano al cinturón y la imagen del viajero del tiempo cambió. En su lugar vieron la de un delgado anciano sentado en algo que no comprendieron, ya que desconocían lo que era un sillón. El arrugado rostro de penetrantes ojos azules y escasos cabellos blancos habló:
—Este soy yo, amigos. Mi vida está próxima a su fin y sólo en contadas ocasiones puedo salir de la máquina del tiempo. —El anciano movió un sarmentoso dedo y las imágenes volvieron a aparecer, reanudando sus explicaciones como si nada hubiese pasado.
Tal vez el viajero del tiempo había calculado mal al presentarse como un poderoso guerrero. Aquellas gentes respetaban la sabiduría de los ancianos; nunca habían visto a un hombre que pareciese tan viejo. Desde ese momento la imagen auténtica de Herbert permaneció en el caney de Guacanagari, donde cualquiera podía ir a consultarle las dudas o problemas que surgían.
Y comenzó el trabajo. Era la primera vez que aquella gente emprendía un proyecto conjunto, en el cual colaborasen los habitantes de todos los bohíos de la isla. Para la manufactura de las armas cortaron árboles y lianas, afilaron muchas flechas y en otras colocaron puntas de piedra. Se abrieron sendas y despejaron zonas de la selva. Recogieron montones de rocas y se apilaron en las zonas altas, cerca de la costa, al lado de las máquinas de guerra, como las llamaba el viajero; así se prepararon para una guerra como nunca antes habían conocido.
Conforme las máquinas de guerra iban siendo terminadas, las colocaron en los sitios indicados por Herbert y luego las probaron: lanzaron rocas, arrojaron lanzas y dispararon flechas. Prepararon canoas con guerreros que descargarían sus flechas encendidas sobre los invasores y las ocultaron, cubiertas con maleza. Los lanzadores de rocas —catapultas, les llamó el anciano—, enviaban piedras o troncos en llamas a una considerable distancia. Aprendieron a calcular adonde querían que cayesen los proyectiles y trazaron un plan para que no escapase ninguno de los hombres blancos, que no llegase ninguno vivo a la playa. El viajero del tiempo, desde el refugio en su máquina, veía todo lo que hacían y su imagen los dirigía y aconsejaba desde la choza del cacique Guacanagari. Les enseñó lo que él llamó táctica, que consistía en la forma de colocar las armas y los hombres, y en como moverlos para atacar al enemigo. Pasaron las lunas y llegó el día señalado.

Era la hora. Todos los guerreros situados en sus puestos vieron acercarse las naves extranjeras. Desde una alta atalaya rocosa sobre el promontorio que dominaba la bahía, Guacanagari observaba como entraban los tres barcos en la ensenada. Lentamente se detuvieron y recogieron las velas. Los hombres gritaban y corrían de un lado a otro sobre las naves. El cacique se dio cuenta de que no eran canoas talladas en un solo tronco, como creyó al principio, sino construidas con muchos trozos de madera. Dejaron caer al agua lo que el anciano había llamado las anclas, que inmovilizaron los barcos en el agua. Estaban al alcance de las armas. Al contrario de lo mostrado en las imágenes mágicas, las canoas de los nativos no salieron a recibir a los forasteros, pero las mujeres y los niños, fingiendo entusiasmo, los saludaban desde la orilla. Los tripulantes de los barcos gritaban excitados. Comida fresca y mujeres era lo que más deseaban y en esa playa había de sobra.
Las naves permanecieron inmóviles, a tiro de flecha de la costa, mecidas por las suaves olas azules de la ensenada. Sus tripulantes se disponían a bajar pequeñas embarcaciones para alcanzar la orilla.
Llegó el momento: Guacanagari dio la orden y su hijo, que esperaba junto a él con su arco preparado, encendió una flecha y apuntando al cielo la lanzó. El proyectil flamígero cruzó sobre la bahía en una amplia parábola. Era la señal. Se retiraron las ramas que habían ocultado las armas y comenzó el ataque.
Las rocas, lanzadas por las poderosas catapultas, se elevaron en el aire y muchas de ellas cayeron sobre los barcos, aplastando hombres e incrustándose en la madera de las cubiertas o quebrando los mástiles. Cientos de canoas con arqueros salieron de sus escondrijos y acercándose a la distancia adecuada, rodearon los barcos y comenzaron a disparar flechas en llamas. Las velas y las cuerdas comenzaron a arder. Los extranjeros corrieron sobre las naves intentando huir, pero centenares de canoas los rodeaban y les arrojaban flechas sin tregua, que zumbaban como ígneas abejas sobre ellos. Las catapultas comenzaron a disparar troncos en llamas. En los barcos cundió el pánico. El menor de los tres se hundió pronto, quebrado por las rocas que se habían abatido sobre él. Los guerreros gritaban, aullaban fieros, embriagados por la victoria. Los extranjeros se arrojaban al agua huyendo del fuego, pero eran rematados desde las canoas a golpes de maza.

En la cubierta de la Santa María cundía el desconcierto. Todos corrían de un lado a otro, apagando los fuegos y disparando con arcabuces y pistolas a los salvajes que les atacan despiadadamente. El almirante, herido en un brazo por la metralla de uno de los proyectiles que había roto la arboladura, gritaba órdenes desesperadas a sus hombres mientras se taponaba la herida con la mano sana.
—¡Arcabuceros! ¡Fuego, fuego a discreción! ¡No dejéis que suban a la nave! —un ígneo proyectil alcanzó la cubierta—. ¡Apagad ese fuego!
—¡Almirante, estamos rodeados! —gritaba el piloto mientras recargaba su arcabuz—. ¿Qué hacemos señor?
—¡Resistir hasta la muerte! —exclamó el almirante—. ¡Y que el Señor nos acoja!
Un ensordecedor crujido se superpuso a la tremenda algarabía de la batalla. El almirante Colón giró y asistió angustiado al triste espectáculo de la Niña hundiéndose. Los pocos tripulantes que quedaban vivos saltaron al agua, pero los salvajes los remataron, aullando triunfantes. Martín Alonso Yáñez Pinzón, el capitán de la Pinta, intentaba maniobrar su nave, que milagrosamente aún conservaba una vela desplegada e intacta. Sus hombres repelían el ataque como podían y apagaban a duras penas los fuegos producidos por las flechas de fuego. Pero una roca, lanzada por las catapultas enemigas, atravesó la cubierta y abrió una vía de agua en el casco. Rodrigo de Triana ya no pedía su recompensa por avistar tierra; con una espada en la mano, la cara cubierta de sangre y las ropas desgarradas, luchaba por su vida evitando que los atacantes subieran a la cubierta de la nave. Abrumado por el número cayó al fin con una flecha atravesándole el cuello.
En la Santa María el panorama no era mucho mejor. Los mástiles estaban en llamas, la cubierta destrozada por los impactos de los proyectiles y llena de cadáveres atravesados por flechas. Entre el humo, Colón observó como la Pinta, herida de muerte, se hundía. Nadie saltó de la cubierta. Todos habían muerto ya. En el castillo de popa, Cristóbal Colón y seis tripulantes resistían a duras penas, pero uno tras otro fueron cayendo víctimas de las flechas. El almirante gritó desesperado, maldiciendo al cielo por su suerte, mientras la nao se escoraba y comenzaba a hundirse.

Los supervivientes que flotaban entre de los restos fueron rematados. Algunos extranjeros, desde el barco grande, todavía usaban las armas de fuego contra los guerreros de las canoas y estos caían muertos como fulminados por un rayo. Al fin, el barco ardió lleno de cadáveres: la lucha había durado menos de lo que Guacanagari esperaba. Lentamente se consumió y poco a poco comenzó a hundirse. El cacique observó al último superviviente, un hombre de pelo blanco, que todavía en pie mientras su nave se hundía, gritaba desesperado alzando un puño al cielo. Guacanagari comprendió entonces, que aquel hombre era el líder de los extranjeros y admirado por su bravura, por primera en su vida vez rogó a los dioses, por el alma de aquel valiente.
Ya no quedaban extranjeros vivos, sólo los restos de sus barcos y los cadáveres que flotaban en el agua azul de la ensenada, enturbiándola con la sangre.
Sobre el promontorio, sujetando firmemente su bastón de mando, Guacanagari observó el escenario de la batalla con gesto digno y orgulloso. La flota invasora había sido vencida.
—¿Qué he hecho? —sonó una voz cascada a sus espaldas—. ¿Y ahora qué pasará?
Guacanagari se volvió y se enfrentó a Herbert, el viajero del tiempo, esta vez con su auténtico y frágil cuerpo de anciano. Su figura flaca y encorvada, con los hombros abatidos, parecía temblar. Surcos de lágrimas corrían por sus mejillas arrugadas. Las manos sarmentosas temblaban. Visto así, a pesar de ser bastante más alto que el cacique, ya no parecía impresionante.
—¿Te arrepientes de lo que has hecho, viajero? —interrogó Guacanagari, altivo.
—Esto no debió ser así —respondió el anciano tembloroso—, el flujo… el flujo del tiempo tenía que haber cambiado. Yo… yo ya no debería estar aquí… y todo eso —señaló las catapultas apostadas en las orillas de la ensenada—, no deberían... Mis cálculos estaban equivocados.
—Esto es lo que querías, ¿no es cierto? —añadió el cacique abarcando con un gesto de su bastón toda la ensenada—. Lo hecho, hecho está y mi pueblo está a salvo.
—¡No! —gritó Herbert, sonando como el graznido de una vieja ave de presa—. ¡No lo comprendes! ¡Tengo que volver, tengo que saber que pasará! —se volvió para marcharse—. ¡Intentaré arreglarlo!
—No, extranjero —Guacanagari lo retuvo agarrándolo de un brazo—, no harás nada que perjudique a mi pueblo.
—¡Déjame, tengo que saber qué pasará! —Herbert intentó zafarse sin resultado. El anciano forcejeó con el cacique, pero pese a su mayor envergadura, venció la juventud de Guacanagari, que sujetó al anciano por los brazos y lo hizo caer de rodillas, luego mirándolo frente a frente le habló escupiendo las palabras lentamente:
—No harás nada, anciano. —Las manos del viejo tantearon en los instrumentos que colgaban en su cinturón, pero Guacanagari forcejeó impidiéndoselo—. No permitiré que vayas a ningún sitio.
Con un rápido gesto el cacique sacó su cuchillo y cortó el cinturón del viajero, que cayó al suelo con un ruido sordo.
—¿Qué vas a hacer Guacanagari? No hagas una locura.
—La locura sería dejarte marchar. Con estas armas somos invencibles —dijo Guacanagari, exultante, sacudiendo el delgado cuerpo del anciano como para darle énfasis a sus palabras—. Por muchos barcos extranjeros que lleguen, ¡siempre los venceremos!
Arrastró al indefenso anciano hasta el borde rocoso del promontorio y continuó.
—Mira eso —señaló a la gente de su pueblo, que poco a poco, recogían a sus muertos caídos en el agua y los llevaban a la orilla—, mi pueblo tiene poder. Gracias a ese poder someteremos a los caribes, viajaremos a otras islas y las conquistaremos, nadie podrá hacernos daño. Y algún día cruzaremos el gran mar y podremos enfrentarnos con esa gente —señaló el lugar donde yacían las carabelas—, ¡de igual a igual!
—¡Por favor Guacanagari, te lo suplico! —lloriqueó el anciano.
—Y tú no podrás hacer nada —sentenció—. Soy el cacique y tengo la responsabilidad de conducir a mi pueblo y velar por su bienestar. No permitiré que vuelvas a cambiar el curso del tiempo.
Sin esfuerzo aparente el cacique levantó al anciano, que apenas se mantuvo en pie tembloroso. Observó la ensenada llena de gente, su pueblo. Respiró hondo y luego, de improviso, empujó al anciano hacia el abismo. Lo último que vio el viajero del tiempo antes de morir fue el rostro de Guacanagari, con una lágrima resbalando por su mejilla.


© 2005 José Vicente Ortuño

No hay comentarios: